Guía para comprar piso de forma segura: cómo detectar fraudes y anuncios tramposos

29 abril, 2014

Si somos uno de esos afortunados que están en condiciones de negociar una hipoteca con el banco y comprar piso, a buen seguro que acudiremos a Internet para asomarnos a la oferta de vivienda. El uso de portales como Fotocasa permite acceder a gran parte de la oferta del mercado de compraventa de inmuebles sin limitación de horarios y sin tener que desplazarse.

Pero siempre hay algunos dispuestos a aprovecharse de la buena fe. La red, como la vida, no es territorio libre de estafadores. Para reconocer posibles prácticas fraudulentas podemos seguir las directrices que recomienzan en el blog de Fotocasa. Estas son algunas cosas que nos deben poner sobre aviso:

  • Los chollos no existen. Se debe desconfiar de las viviendas muy por debajo del precio medio de la zona y de aquellas excesivamente baratas, sobre todo si el piso está en una zona muy céntrica y las fotografías son espectaculares.
  • El anunciante dice que vive en el extranjero.
  • Paga y señal. El anunciante ofrece la posibilidad de tramitar la gestión a través de una empresa y necesita un envío de dinero para formalizar la reserva o mensualidad. Nunca se debe enviar dinero y menos antes de ver la vivienda.
  • Teléfonos. Desconfía de números que no existen, pertenecen al extranjero, no contestan nunca o son de tarifación especial (empiezan con 905, 803, 806 o 807).
  • Sólo por email. En el anuncio se especifica que sólo responde por correo electrónico y no por teléfono.
  • La población no concuerda con la provincia.
  • Anuncios mal redactados y con mala traducción al castellano o escritos en inglés.
  • Las fotografías son genéricas, copiadas de internet y tienen diferentes marcas de agua.

Una vez que nos hayamos decidido por una vivienda aún debemos tomar más precauciones:

  • Ver antes de comprar: es imprescindible realizar las consultas y las transacciones personalmente y llegar a un acuerdo para poder ver la vivienda antes de efectuar la compra.
  • Conocer el entorno: es recomendable visitar el inmueble por cuenta propia y pedir referencia a los vecinos o el portero de la finca.
  • Conocer al intermediario en persona: tanto si es una agencia inmobiliaria, como un particular.
  • Facilidad para contactar: se debe desconfiar si el vendedor no puede hablar por teléfono por cualquier motivo o excusa.
  • Siempre bajo contrato: si se hace una paga y señal o reserva, debe quedar reflejado por escrito en un contrato.
  • No enviar dinero por adelantado en ninguna ocasión: ni como señal, garantía, entrada, reserva o cualquier otra razón.
  • Desconfiar si se nombran empresas de envío de dinero para realizar cualquier trámite: si el propietario indica que se haga un ingreso como paga y señal mediante Western Union, MoneyGram, Bidpay u otros tipos de pagos similares, ya que no se pueden garantizar transacciones con desconocidos y no se puede rastrear el destinatario del envío.
  • Conservar todos los documentos: siempre se deben guardar todos los correos electrónicos o mensajes que se hayan intercambiado con el vendedor para que quede constancia de todo aquello que haga referencia a la compra del inmueble.

No hay comentarios

Deja una respuesta